Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Solución para descongestionar intersección avenidas Los Próceres y República de Colombia

Estudiantes de Ingeniería Civil del INTEC plantean que la mejor solución es la construcción de dos elevados sobre la rotonda José Martí, uno en la avenida Los Próceres y otro en la República de Colombia, por donde en un solo día convergen cerca de 20 mil

Solución para descongestionar intersección avenidas Los Próceres y República de Colombia

SANTO DOMINGO. - Estudiantes de Ingeniería Civil del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) identificaron una solución para el problema del congestionamiento vehicular en la rotonda José Martí, donde convergen las avenidas Los Próceres y República de Colombia, y la calle Fontainebleau, las cuales conectan a toda la zona noroeste del Distrito Nacional con el centro de la ciudad, convirtiéndolo en un punto de elevado tránsito.

Tras realizar levantamientos tanto geométricos como topográficos y un análisis volumétrico del flujo vehicular de la zona, con los que hicieron estudios de capacidad de la rotonda en base al método del Centre d’Etudes des Transports Urbains –CETUR-, cálculos de ciclos óptimos de las opciones con los semáforos y su cantidad de flujo vehicular correspondiente, determinaron que la rotonda no cumple con la demanda vehicular.

“La rotonda de José Martí ya no satisface las necesidades del flujo vehicular que recibe a través de las vías confluyentes de las avenidas Los Próceres, República de Colombia, así como la calle Fontainebleau, por tanto, los pasos a desnivel solucionarían el problema en la intersección”, precisan dentro de las conclusiones del estudio que presentaron como trabajo final de grado.

Después de evaluar varias opciones, los estudiantes consideraron que lo más factible para reducir el congestionamiento es la construcción de dos elevados que pasen por encima de la Rotonda, uno Próceres-Próceres y otro República de Colombia-Fontainebleau.

Además, recomiendan acciones correctivas que incluyen la semaforización coordinada en intersecciones próximas a la rotonda, por lo que sugieren colocar semáforos con tiempo programados de forma continua, evitando el entaponamiento y manteniendo el control en esas zonas que de una forma u otra afectan la rotonda.  Los semáforos se ubicarían entre las avenidas los Próceres y Circunvalación; los Próceres esquina calle Buena Ventura Feiter; Avenida John F. Kennedy esquina calle Fontainebleau y avenida República de Colombia esquina Circunvalación.

 Amparo Álvarez, Aridanny Piña, Carlos De Los Santos, Héctor Concepción, Juan Bautista, Juan Pimentel, Juan Feliz, Mariana Matos y Marianny Díaz, sustentantes del estudio, advirtieron que el embotellamiento afecta la conexión entre las avenidas Luperón con la Abraham Lincoln, a través de la avenida Los Próceres, y el acceso a importantes puntos de desarrollo a nivel local como el Instituto Tecnológico de Santo Domingo, el Jardín Botánico doctor Rafael Moscoso, la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI), la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) y el Consulado de Estados Unidos, entre otros.

En su proyecto final de grado, los estudiantes de ingeniería Civil asesorados por el ingeniero Hugo Andrés Morales Sosa, docente de ingeniería vial del INTEC, plantean que el congestionamiento vehicular ha ocasionado que en las calles que concurren en la rotonda José Martí se genere un embotellamiento en las horas pico, produciendo grandes demoras y constantes accidentes.

Mediante el software de tráfico Infraworks 360, se llevó a cabo toda una simulación virtual de la rotonda y se visualizó cómo se comportaría el flujo de tránsito con distintas soluciones viales. Los resultados se compararon de manera geométrica, funcional y económica.

Las opciones descartadas

Aunque evaluaron otras opciones viables como colocar semáforos a la rotonda José Martí o dejarla con un desnivel (túnel o elevado), las descartaron porque suponían una mayor inversión económica.

Además, evaluaron cinco opciones en la que el planteamiento era eliminar la emblemática rotonda: la primera era prescindir de ella y colocar semáforos en la intersección o eliminarla y colocar un túnel Próceres-Próceres; otra idea fue colocar un elevado Próceres-Próceres con un lazo hacia Jardines de Fontainebleau sin la rotonda. Por último, consideraron eliminarla y construir dos elevados, uno Próceres-Próceres y otro Colombia-Fontainebleau, en ambos sentidos.

Flujo vehicular

Los futuros ingenieros evaluaron el flujo vehicular durante 13 horas, desde las 6:00 de la mañana hasta las 7:00 de la noche, en dirección Norte-Sur y Sur-Norte, Este-Oeste y Oeste-Este tipificando los vehículos y sus cantidades en horas pico. Así determinaron que el día del levantamiento transitaron por las referidas vías que convergen en la rotonda José Martí unos 12,964 carros; 10,585 jeepetas; 575 minibuses; 239 buses; 1,316 camionetas; 365 patanas y 3,143 motocicletas, para un total de 19,660 vehículos.

En horas pico el ramal con mayor congestión vehicular fue en la avenida Los Próceres dirección Este-Oeste. Mientras que el ramal donde sucedieron más accidentes dentro de esa hora pico y que concordó con el de las 13 horas medidas fue el mismo Este-Oeste y sus giros a la derecha.

Compártelo en: